13.03.2018
Caso Cabo 1° Ojeda

Doctor Cesar Collado: “Gómez lo mató por el solo hecho de querer ver sangre”

Recientemente constituido en querellante, el letrado comenzó a interiorizarse de los detalles escalofriantes del terrible hecho sucedido en la localidad de Napenay.


En charla con Radio La Red, Collado brindó declaraciones fuertes en torno al horrendo homicidio que le costara la vida al Cabo Primero Gastón Ojeda, pero a su vez, se conocieron otros detalles en cuanto a la situación en la que se encontraba sirviendo el agente policial. “No nos queda lugar a dudas de quien es el autor material y la participación criminal que le pueda caber a esta persona, en la figura del señor Gómez. Contamos con varias pruebas y elementos que así lo determinan”, aseveró el letrado.

El abogado de la familia de Ojeda no piensa así de los demás, en principio, acusados de tener participación en el hecho, que luego fueron puestos en libertad. “Hubo muy buena disposición del Fiscal al no aplicarle participación criminal y dictarle la falta de méritos. Esas dos personas, no son dueños de los actos voluntarios del autor y por eso se los des incriminó. Pero esto no quiere decir que estas personas puedan presentarse a pedido de nosotros como querellantes particular a brindar testimonio respecto al hecho que estamos investigando, ya que sabemos a ciencia cierta, que estas personas pudieron visualizar y determinar quién es la persona que le asestó la puñalada al Cabo Ojeda”, manifestó Collado.

El abogado confirmó que la causa está caratulada como “Homicidio Agravado”, y consideró que Gómez posee un pleno conocimiento del uso de arma blanca ya que en la localidad de Napenay tiene oficio de carnicero. “Una persona común y corriente, que no es habitué en el uso de arma blanca, creería que, a ciencia cierta, solamente su hubiera tratado de un puntazo”, señaló, añadiendo que “esta persona sabía donde hincar, donde dañar y le quita la vida por el solo hecho de ver sangre”, sostuvo.

“No estuvo involucrado en la fuga de la Comisaria Cuarta”

El doctor Cesar Collado fue consultado sobre los rumores de que el cabo Primero Gastón Ojeda habría estado involucrado en la fuga de los internos de la Comisaría Cuarta la navidad pasada, el cual fue categórico al señalar que “no estuvo involucrado en la fuga del modo doloso, sino que del modo culposo de la figura de evasión, ya que el no ayudó, no facilitó ni procuró que los presos de la Comisaría Cuarta, la noche del 24 y madrugada del 25 de diciembre, del año pasado, escaparan”, detalló.

“El (El cabo Ojeda), estaba como llavero en préstamo por dos detenido que habían sido trasladado desde Napenay porque en la Comisaría de aquella localidad no había lugar. Solo por esa razón estaba esa noche de la fuga en la Comisaría Cuarta. Por lo que solo fue imputado Administrativamente, lo que significó que la OTI (Órgano de Control Institucional), lo separó preventivamente por 25 días de servicio y, lamentablemente, no percibió sus haberes de febrero y, la señora Amarilla, viuda, tampoco lo percibió de este mes”, dijo.

Sin su arma reglamentaria

Por otra parte, El doctor Collado fue consultado en cuanto al procedimiento llevado a cabo en el hecho fatídico, teniendo en cuenta que, debido a que Ojeda todavía no le entregaban el arma reglamentaria, debería estar abocado más bien a tareas administrativas y no ser mandado a una tarea de prevención. “Fuera del ámbito Penal, desconozco si la familia del cabo va a tomar algún tipo de acciones legales en contra de la Policía de la Provincia de Chaco. Sí puedo decir que en esa oportunidad del hecho, ya estaba la orden de entrega de su arma reglamentaria por parte de la jefatura, hace dos semanas antes del deceso pero, por cuestiones burocráticas, no se había llevado a cabo”, indicó Collado.

Según Collado, la razón de retención del arma reglamentaria, tuvo que ver con un problema que el Cabo Ojeda habría tenido en el domicilio de un compañero de trabajo donde fue denunciado por violencia de género por la esposa de éste. “Esta acusación no prosperó y quedó caratulada como amenaza simple pero, lógicamente, el protocolo lo siguió el Órgano de Control Institucional, le abrió un sumario correspondiente y, erróneamente, le retuvieron el arma de fuego”, manifestó el letrado.

Collado, según entiende, “cuando hay una orden, ya sea de un jefe de Comisaría o de un Oficial natalicio, al no existir Obediencia debida, si un policía no posee su arma reglamentaria, no tiene por que cumplir la orden. Pero, lamentablemente, los policías para que no los procesen o no lo separen del servicio, cumplen esa orden”, señaló, al tiempo aseguró que “lamentablemente en esas condiciones y en ese ámbito estas situaciones como la del Cabo Ojeda, suceden en todas las Comisarías donde hay policías sumariados”.

Fuente: La Red Noticias



Post img Post img Post img

OPINÁ SOBRE ESTA NOTICIA