09.02.2019
Por Daniel Bilotta

Cuartos oscuros

Para acordar con Massa, Cristina deberá hacer equilibrio entre camporistas, La Matanza y la gente de Insaurralde.


Cristina Fernández de Kirchner está obligada a pensar en Sergio Massa para confirmar si es candidata. Aunque se fortaleció esta semana con las causas judiciales que la involucran, esa posibilidad depende de una condición irrevocable: la concretará solo con la certeza de vencer a Mauricio Macri.

Para eso es imprescindible que logre lo que no pudo en la elección anterior. Sumar votos ajenos al núcleo duro de fieles seguidores que conserva inalterable desde 2013, cuando la derrotó  su ex jefe de Gabinete. Con una marcada polarización entre la ex presidenta y quien la sucedió, el 9 por ciento de intención de voto  en los sondeos coloca a Massa en el centro de la escena, del que pretendió desplazarlo Roberto Lavagna: el  6  rompió el silencio que se  autoimpuso  por dos años.

Entrevistado el 4, Massa no desmintió un eventual acuerdo electoral con Cristina. El interrogante es si la palabra del economista expresó preocupación por eso. La confirmación de que recién en junio resolverá si se postula podría arrojar indicios. Ese mes vencerá el plazo para presentar listas en las PASO.  Con otras urgencias, Massa tiene a más tardar hasta abril para hacerlo.

¿Pensará Miguel Angel Pichetto en Lavagna de reaseguro para minar al Frente Renovador si se aleja de Alternativa Federal? Esa corriente del PJ tiene una dependencia de Massa  mayor a la que se percibe. Provee votos en la provincia de Buenos Aires, que concentra el 37 por ciento del total de electores.

Massa quiere ser candidato a presidente para "competir por el cariño de la gente" Por eso Eduardo Duhalde, Luis Barrionuevo  y sus cónyuges, Hilda González y Graciela Camaño, conforman el think thank político de Lavagna con el  refuerzo de Miguel Peirano, asesor de Pichetto en el Senado. La escasez no tributa a la armonía.

Barrionuevo quiere a Camaño de vice de Lavagna, lugar al que aspira Pichetto: de ganar, entiende que sinceraría el escalafón  jerárquico del Senado.   Lo administraría conforme a la ley y no de hecho, como ocurre desde 2001. Massa intenta persuadir a Camaño para que sea rival de María Eugenia Vidal. La legisladora le advirtió que un acuerdo con Cristina los alejaría. Primarias.

Para comprender si esta inquietud refleja  otra en Cambiemos, conviene detenerse en la iniciativa de suprimir las primarias de intendentes oficialistas, con la que habían insistido el año pasado. Le permitiría a Massa sortear la principal dificultad planteada por la grieta: la disminución de su caudal electoral entre las PASO y las generales.

Pero también la que imagina Cambiemos después de las elecciones. Contar con un sector de la oposición con el que sea posible avanzar en consensos parlamentarios. Lavagna definirá si se postula a mediados de año, pero adelantó que no irá a una interna del PJ Es la esencia del desdoblamiento al que se opusieron Marcos Peña y Duran Barba. Esta vez no precisaron hacerlo.

La UCR y Elisa Carrió no aportarán legisladores para que esa iniciativa avance en el Congreso por una razón sencilla. Los privaría de la única herramienta para procesar diferencias internas con el PRO. El radicalismo comenzó a hacerlo. El adelantamiento de las elecciones en Mendoza fue una respuesta de la UCR a la unificación en la provincia de Buenos Aires. Alfredo Cornejo interpretó el anuncio de Vidal como un intento de Macri para condicionarlos a que lo imiten.

Y fue más lejos: criticó las políticas de Carolina Stanley con los piqueteros desde el Ministerio de Desarrollo Social  y por darles recursos que esas organizaciones utilizarían en otras provincias contra sus autoridades. Rodolfo Suárez es el candidato oficial a suceder a Cornejo y tiene a Libres del Sur por aliado electoral. Cornejo también los contiene en su administración. 

Daniel Salvador ata cabos. Vidal había adelantado que la reelección de su vice sería parte de una negociación global con la UCR. En Mendoza y Jujuy se rechazó ceder al PRO el segundo lugar en la fórmula. Efecto.  Contra el efecto deseado por los intendentes de Cambiemos, la eliminación de las PASO podría haber favorecido a Cristina. Le permitiría arbitrar tensiones en la disputa por la candidatura a gobernador sin apelar a esa instancia. Es la amenaza de Fernando Espinoza si la ex presidenta insiste con Axel Kicillof para la nominación que desea para él o Verónica Magario. Cristina no expresa inconvenientes en sumar de vice a la intendente de La Matanza.

Las confesiones de Vidal: la reelección, las llamadas de Macri y su vida de soltera Espinoza cree que podría subir acciones con el regreso de Massa. Aunque difiere con Alberto Fernández, el que más lo promueve. Espinoza lo imagina de aliado y no de competidor. A cambio, le garantizaría incluir en la lista de diputados nacionales a Camaño, Cecilia Moreau,  Fernanda Bevilaqua, Raúl Pérez, Carlos Selva y Roberto Passo, cuyos mandatos vencen este año.

Felipe Solá especula con beneficiarse de este desorden casi juvenil. Los intendentes que por inercia  se acodan con Martín Insaurralde apelan al ex gobernador de figura de consenso cuando Cristina los amenaza con Kicilloff. A Solá  lo inquieta que desistan en cada tregua con la ex presidenta. Tal vez por eso tuvo una semana de alta sensibilidad emocional. Le reprochó a Fernández encasillarlo exclusivamente en el rol de precandidato a vicepresidente.

La novedad es que Massa acaba de sumar un defensor impensado. Andrés “el Cuervo” Larroque instó a incluirlo en el kirchnerismo. Una forma de desnudar diferencias con Máximo Kirchner, que desea desplazarlo de la conducción de La Cámpora en la provincia de Buenos Aires. Máximo no olvida que Massa se mostró de acuerdo con su detención y la de Florencia, su hermana, en la causa Hotesur.

La Unidad de Investigación Financiera pidió elevarla a juicio esta semana. Si prevaleciera la hipótesis de incorporar a Massa, Cristina debería contemplar el interés de cuatro grupos en la confección de las listas de candidatos: La Cámpora, La Matanza, los intendentes ligados al de Lomas de Zamora y el líder del Frente Renovador.

¿Le será posible satisfacer con equilibrio semejante expectativa? Con un añadido del que nadie habla para no incordiarla. La duplicación del apellido Kirchner si ella encabeza la boleta y su hijo el tramo de los diputados nacionales. En esa oscura división en cuartos  deposita la confianza el oficialismo. Parece demasiado. 

Fuente: Perfil



Post img Post img Post img

OPINÁ SOBRE ESTA NOTICIA