09.10.2019
Reclamo

Línea piquetera en Diputados contra gobernadores: piden nueva baja de IVA en alimentos

El Movimiento Evita tiene un gran margen de influencia en cuanto a movilizaciones y cortes de calles.


Mandatarios provinciales kirchneristas y silvestres de partidos locales ganaron compulsa en la Corte Suprema contra un DNU del Ejecutivo, que bajó precios en medio de un reclamo generalizado e incluso con propuestas similares de la oposición antimacrista en medio de la campaña electoral.
  
 En un nuevo episodio de “La Argentina, reino del revés”, y mientras gobernadores ahora cristinistas y también silvestres de partidos locales piden a Nación que devuelva urgente la coparticipación “quitada” tras un DNU que bajó el IVA en alimentos -Corte Suprema falló a favor de varios distritos que demandaron-, piqueteros que responden al presidenciable kirchnerista Alberto Fernández ya empujan en Diputados un nuevo foco de tensión con mandatarios provinciales: ahora quieren bajar impuestos de productos para celíacos.

Curioso: los diputados del piqueteril Movimiento Evita Leonardo Grosso y Lucila De Ponti, entre otros, utilizaron como sostén el DNU dinamitado días atrás por la Corte -presentaron antes el proyecto- para exigir el nuevo objetivo. En esa línea, fundamentaron: “En nuestro país, el 1% de los y las argentinos/as posee celiaquía y pagan hasta un 33,5% más que el resto de la población para alimentarse adecuadamente. No existe aún en todo el territorio nacional una canasta libre de gluten, perjudicando a un gran porcentaje de personas cuyos ingresos son bajos. No podemos en nuestro país requerir un estatus económico para poder acceder a la alimentación básica”.

Para los legisladores existe una “imperiosa necesidad de proteger social, económica y saludablemente a la población que padece dicha enfermedad”, y destacaron: “Precisamos, y en dicho sentido se encuentra el presente, una igualdad de acceso y trato a las/os consumidoras/es, incluyendo los productos libres de gluten al listado de productos básicos que no son alcanzados por el IVA, tal como comenzó a determinar el Decreto 567/2019”.

Lo más penoso de esta situación es que muchos de los gobernadores olvidaron, antes de realizar la demanda, que los dirigentes a quienes responden habían planteado, como uno de los ejes de campaña, la desactivación del IVA en alimentos ante la crisis cambiaria-económica-cambiaria-económica desatada en abril del año pasado y replicada, desde agosto pasado, tras la victoria en las PASO del presidenciable cristinista Fernández. El fallo de la Corte es, en realidad, un guiño: el Ejecutivo puede tomar todas las medidas que quiera, siempre y cuando no afecte la coparticipación de las provincias.

Semanas atrás, oposición y bloqueadores profesionales de calle lograron que el Congreso sancionara la declaración de emergencia alimentaria hasta 2022, en medio de alarmantes niveles de pobreza. El Movimiento Evita, principal impulsor de esa iniciativa, ya tiene presentado otro proyecto para estirar la emergencia social y presionar a quien gane el 27-O por un nuevo festín millonario de fondos y planes sociales.

En la actualidad rige una emergencia que se votó a fines de 2016 tras un acuerdo del “abogado” y piquetero papal Juan Grabois con la ministra de Desarrollo Social macrista, Carolina Stanley, que significó un regalo de $30.000 millones hasta el 31 de diciembre del corriente año.

Quienes firman el proyecto para estirar la emergencia social hasta fines de 2022 son los diputados Grosso y su compañera Silvia Horne, las massistas ahora K Cecilia Moreau y Carla Pitiot; la vicegobernadora electa de Santa Fe, Alejandra Rodenas; el gobernador electo de La Pampa, el justicialista Sergio Ziliotto, y la “progresista” Victoria Donda. También avala ese texto el jefe del cristinismo en la Cámara baja, Agustín Rossi, entre otros.

Los legisladores aseguraron: “Desde el Estado deben promoverse las herramientas y medidas necesarias para fortalecer y ampliar los programas de empleo vigentes. Fundamentalmente, avanzando en áreas donde las políticas sean el canal para pensar la producción desde el trabajo y no desde el capital, abriendo un abanico de posibilidades concretas de generar ocupación digna en la base social”.

Fuente: Ambito Financiero



Post img Post img Post img

OPINÁ SOBRE ESTA NOTICIA