14.12.2019
Memoria

El Chaco mantiene vivos los reclamos de memoria y justicia por los asesinados en Margarita Belén

Homenaje a los militantes fusilados el 13 de diciembre de 1976 por el terrorismo de Estado, en el monumento emplazado en ruta 11.


El homenaje contó la participación de organizaciones y familiares de varios de las víctimas, de Chaco y otras provincias de la región, y un contundente manifiesto por parte de los organismos integrantes de la CPM Chaco de continuar con el camino trazado sobre los ejes históricos de Memoria Verdad y Justicia, y asimismo por la incorporación de los reclamos del movimiento feminista, la militancia de género, de los pueblos originarios y el repudio a todo ataque a la democracia.

Buena parte de los y las referentes que hicieron uso de la palabra destacaron la expectativa que genera el cambio de gobierno a nivel nacional, luego de cuatro años de políticas neoliberales de ajuste económico, represión a la protesta social, y negacionismo respecto del terrorismo de Estado. Además, se reclamó por la libertad de Milagro Sala, y demás presos políticos.

En el acto estuvo presente el presidente de la Legislatura Hugo Sager y la vicegobernadora Analía Rach Quiroga y compartieron un sentido homenaje a la militancia perseguida de los setenta.

La vicegobernadora Analía Rach Quiroga representó al Ejecutivo

El compromiso inquebrantable por parte de familiares, organismos de DDHH, organizaciones sociales y políticas y buena parte de la sociedad en todos estos años logró transformar el sentido original de la Masacre tal cual lo ideó la dictadura en un emblema de lucha por la Justicia y la Memoria.

A cuarenta y tres años del horror, reivindicamos el compromiso y la solidaridad de esa generación de luchadores y luchadoras; Luis Ángel Barco, de Sáenz Peña, 25 años; Mario Cuevas, de Santa Fe, 28 años; Manuel Parodi Ocampo, de Misiones 28 años; Luis Franzen, de Misiones, 24 años; Carlos Duarte, de Misiones, 24 años; Patricio Blas Tierno, de La Plata, 24 años; Néstor Sala, de La Plata, 33 años; Luis Díaz, de Corrientes, 25 años; Carlos Zamudio, de Resistencia, 28 años; Alcides Bosch, de Santa Fe, 28 años y Ema Cabral, de Reconquista, 28 años, Fernando Piérola, de Entre Ríos, 24 años; Roberto Yedro, de Corrientes, 28 años; Reynald Zapata Soñez, de Entre Ríos, 35 años, y Julio Pereyra de Formosa, 25 años; Dora Noriega, de San Martín, 24 años; Delicia González, de Goya, 37 años; Raúl María Caire, de Entre Ríos, 27 años; Eduardo Fernández, de Goya, 21 años; y Raúl Méndez, de Corrientes, 25 años.

Documento Central

Pasarán 100 años y nuevas generaciones de argentinos, de latinoamericanos vendrán aquí a homenajear a nuestros mártires.

Ningún gobierno por más tirano y dictador que sea podrá apagar la llama de la Memoria, ahí está Chile. “¡Viva Chile mierda!” Así se gritaba en las calles de nuestro país repudiando en 1973 el golpe infame de Pinochet. Los que hoy honramos, nuestras compañeras y compañeros lucharon contra esas dictaduras.

Por eso venimos, desde hace 43 años para dar el presente, que nos hace vibrar, que nos hace sentir hermanos, que nos permite seguir luchando con fuerzas. Para cumplir con el legado de esperanza en una sociedad fraterna.

Aquí, en este lugar, tomamos fuerzas, las que serán necesarias para enfrentar al nuevo plan cóndor que la potencia imperial pretende consolidar en nuestra Patria Grande. Ya lo vimos en Paraguay, Venezuela, Brasil, Ecuador, Chile, Colombia, Nicaragua.

Hoy estamos doloridos y hasta sorprendidos de la sangrienta tragedia que vive nuestro hermano pueblo de Bolivia, porque contábamos con su solidez, con su ejemplo, pero la derecha colonial y fascista, ganó una batalla, sabemos que a pesar de tanta violencia fascista, nuestro hermano pueblo boliviano volverá al triunfo mucho más fuertes que antes.

Celebramos la asunción de un nuevo gobierno en nuestra Patria y la descripción de las herramientas que utilizan las fuerzas del imperio para realizar su estrategia, la inteligencia, la corporación judicial y los medios totalizadores. Así lo bajaron a Lugo en Paraguay, a Dilma y Lula en Brasil y a Evo en Bolivia. Sabemos que no podemos descuidarnos y que la movilización pacífica, pero contundente la protagonizaremos cuando sea necesaria, como cuando tiramos para atrás al 2×1.

Por eso en este 13 de Diciembre de 2019 venimos con más esperanza que el anterior, porque ya se ha derrotado en las urnas a un gobierno desfachatado y sinvergüenza, que nos refregaba por el rostro su orgullo neoliberal. Un gobierno de gerentes de corporaciones y multinacionales que nos ha colgado una piedra al cuello con la fenomenal deuda externa y una también gran deuda social.

Un gobierno que hizo lo posible para hacer aún más lentas las causas de lesa humanidad, para que muchos culpables mueran impunes, como nos ha pasado a nosotros aquí en el Chaco.

No tuvieron empacho de colocar en la Secretaría de DDHH de la Nación a un representante de la peor derecha, un sionista confeso, para congelar todas las políticas de derechos humanos y derechos individuales que se venían desarrollando.

Todavía hoy seguimos sin saber donde están los restos de nuestros seres queridos, los delitos se siguen cometiendo y sus autores bien, con una cómoda vejez en sus domicilios, sin arrepentirse.

Pero la humanidad no es indiferente, sabe lo que es justo, conoce la verdad, por eso son los propios hijos e hijas de los genocidas, las que los condenan como monstruos, como asesinos sin alma, ésta es la realidad, no pueden disfrazarla.

Hasta hoy debemos sufrir el dolor de su desmedida maldad, han entregado los restos de un compañero a otra familia y viceversa, como si disfrutaran de su bajeza. Nos duele, pero todos son nuestros hermanos, nuestros hijos, ese es un sentimiento que estos asesinos desconocen.

Han hecho lo posible por desfinanciar todos los sitios de Memoria, han destruido y han atacado a otros, siguen actuando como fieras para que perdamos nuestros recuerdos, nuestras historias. Celebramos el fallo que hace respetar a la Municipalidad de Corrientes, capital, como sitio histórico al RI 9, donde pensaban hacer tabla rasa para un desarrollo inmobiliario faraónico. No bajamos la guardia, por el contrario nuestro legado se afianza y solidifica en nuevos movimientos solidarios y fraternos.

Venimos a reforzar nuestro compromiso porque nuestra democracia sigue siendo imperfecta y permite que algunos personajes juren como representantes del pueblo a apologistas del terror, que hagan campaña resaltando políticas criminales y personajes que en su momento fueron condenados, como ocurriera en Tucumán.

No podemos permitir que con la bandera de la libertad, la democracia y la república sigan defendiendo las políticas del terrorismo de estado, debemos ajustar la legislación, debemos seguir siendo ejemplo para el mundo, como lo fuimos con los juicios. Una verdadera democracia popular no debe permitir a los fascistas hacer su campaña como si fuera cualquier política la que impulsan.

Nos indigna y vamos a luchar para que se deroguen las leyes y legislaciones autoritarias que enmarcan las actividades represivas de las fuerzas de seguridad y los convenios internacionales con los ejércitos más sanguinarios del planeta como lo son EEUU e Israel.

Sobrados ejemplos tenemos en nuestra historia americana, como para que no sepamos cual es el rol de las fuerzas armadas, rechazamos que se siga utilizando a la juventud excluida como mano de obra barata y que además les inculquen contenidos negativos bajo el disfraz del voluntariado.

La juventud no es un campo en disputa, es un protagonista histórico de las sociedades, con directa relación a los niveles de bienestar. Cuánta mas desigualdades y exclusiones hayan de la niñez, la adolescencia y la juventud, más retrasado será el desarrollo de los pueblos.

Nuestras compañeras y compañeros, nuestros hijos e hijas, nuestros hermanos y hermanas lo habían comprendido, lo habían hecho consciencia y en consecuencia obraron, dentro del contexto histórico en el que se vivía.

Era el momento de jugarse, la determinación fue total, el prójimo era lo mismo que uno, por eso los mataron porque eran invencibles. Invencibles son las causas de los pueblos, porque es antinatural envenenar la tierra, porque se ataca la vida si contaminan las aguas, porque no podemos vivir si enrarecen el aire.

Sólo es cuestión de tiempo y militancia. Otro tiempo está llegando, por eso estos actos, estos recordatorios son importantes, porque todos sabemos que las palabras pueden ser muy lindas, las consignas muy estentóreas, pero los que valen son los hechos y a veces tienen mucha más importancia los hechos diarios, repetitivos, que hasta parecen cansinos, pero siempre demuestran que algo está vivo, que hay un tizón que con un soplido o dos puede dar la llama.

O acaso una madre sola no daba vueltas en una plaza también solitaria, en un pueblo chico y perdido, que parecía una lucha destinada a la derrota. Solamente nos derrotan si perdemos la memoria.

La memoria no es una generación de humanos, la memoria son muchas generaciones que se traspasan su historia, su identidad, sus sentimientos. Hoy hay aquí nietos, nietas de aquellos que cayeron, con sus sueños intactos, con sus sueños nuevos, con sus nuevas banderas, con sus nuevos colores, y están entremezcladas con la viejas banderas hechas jirones, cuántas banderas de los pueblos tiene el rojo por la sangre de sus mártires? Muchas! Porque ahí hay historia, ahí hay memoria trasmitida de madres a hijas, de padres a hijos, de abuelas a nietos o nietas. En los abrazos, en la alegría de los encuentros, como éste soplamos el tizón y crece la llama.

Con esta convicción afrontaremos los nuevos tiempos que se abren, construiremos las políticas y las unidades necesarias para enfrentar un nuevo intento de sometimiento total como el que ya vivimos en los años 70.

El ciclo vital se va cumpliendo y muchas madres y abuelas nos siguen acompañando con su ejemplo, ese ejemplo que ha hecho nacer historias desobedientes y que hoy es un reclamo vivo de dignidad.

Hoy tenemos un movimiento que es vanguardia y es pacífico, pero contundente: el feminismo, y las disidencias están haciendo añicos el manto de hipocresía con el que durante siglos se tapó el autoritarismo patriarcal, militar y clerical. Ese manto violento que ahogó a generaciones, pero no pudo quebrar a la verdad hecha memoria.

Desde el fondo de la historia reaparecen los valores que durante siglos también fueron tapados con la discriminación y con la mentira del orden y el progreso.

Nuestros originarios ya tenían las fórmulas para un mejor vivir, pero a los conquistadores les interesó más el oro y la plata, esa riqueza que hoy enceguece a los ceos y sus patrones.

La Plaza de la Revolución de Mayo, en la capital de nuestra Patria volvió a vestirse de fiesta, porque el proyecto neoliberal fue rechazado, la alegría de la esperanza inundó los corazones. Ya tenemos nuestro “avio del alma” y otra construcción empezaremos con la solidaridad y la pluralidad necesaria, entre todos los que habitamos este suelo.

Hoy 13 de Diciembre de 2019, en esta tierra fértil, regada con la sangre de nuestra compañeras y compañeros, venimos a juramentarnos una vez más que no olvidamos, no perdonamos y no nos reconciliamos!

Son 30.000 nuestros hermanos y hermanas. Presentes!

¡Hasta la Victoria siempre!

Fuente: Chaco día por Dia



Post img Post img Post img

OPINÁ SOBRE ESTA NOTICIA