21.11.2020
Por Nallip Salomón

Aborto y Visión de grandeza

Muchas personas con las que hablo me plantean que son católicos y peronistas como yo, pero que están a favor de la despenalización del aborto.


Como político, es conocida mi posición tomada a favor de la vida, por eso voy a responder desde el punto de vista político, y en mi análisis, el verdadero problema es la falta de visión de grandeza, con el agravante que toman al aborto como una cuestión ideológica.

Hablemos desde la ideología entonces.

Nosotros tenemos una doctrina que se basa en una nueva filosofía de vida, que es simple, práctica, popular, profundamente humanista y profundamente cristiana.

Tenemos objetivos, que son la felicidad del Pueblo, y la grandeza de la Patria.

Y tenemos un método de trabajo, que es buscar el TRIUNFO en los objetivos fijados a través del amor a Dios, amor al prójimo, y el amor a la Patria.

En principio, dividamos el problema, para facilitar la visión de la solución.

En los objetivos: Uno de los objetivos es la Grandeza de la Patria.

Cuando se fijó este objetivo, se lo hizo pensando básicamente en los responsables de hacer grande a nuestra Patria.

Es decir, no solamente para los integrantes de la comunidad, sino especialmente, para los funcionarios y responsables de la conducción de la comunidad.

Porque ninguna comunidad se conduce sola, y se llega tan lejos, como la visión de grandeza que tengan quienes conducen a la Comunidad.

El segundo problema que veo es el método, es decir cómo hacer las cosas.

El verdadero método para solucionar un problema, es el cumplir las etapas que escribió el General Perón en “Conducción Política”:

Percepción – Análisis – Síntesis – Decisión - Acción

Para aclarar esto mejor doy un ejemplo simple.

Una persona va al médico y le dice: “doctor, me duele mucho el brazo, por favor córtemelo”.

Es indudable que si el médico le corta el brazo, a la larga le va a dejar de doler, porque no va a existir el brazo, que era el miembro que dolía.

Creo que coincidimos que no es la mejor solución.

En el caso del aborto, es pretender matar a un bebé para “solucionar” un “problema” causado por una relación sexual sin responsabilidad.

El error está en confundir el problema con los fundamentos ideológicos que se esgrimen para imponer una posición.

Identifiquemos el problema claramente.

La decisión de abortar surge como resultado de un embarazo NO DESEADO, producto de una relación sexual SÍ DESEADA.

Es decir el problema principal no es de Salud Pública (como pretenden hacernos creer), ni ideológico (como creen los que favorecen el aborto), el problema principal es de FALTA DE EDUCACIÓN EN PRINCIPIOS Y VALORES.

En lo ideológico, en este tema, tanto la izquierda y la derecha coinciden.

La izquierda con su relato de “mujeres ricas o mujeres pobres” argumentando ideológicamente, como lo hacen con todos los temas que plantean, desde su visión de lucha de clases.

Fundamentan su postura abortista, en la defensa de los derechos de las mujeres, diciendo “tengo derecho sobre mi cuerpo”, pero ese derecho es sólo para el cuerpo de las mujeres que comulguen con sus ideas, enarbolando una postura propia de la izquierda fundamentalista.

En esta postura, quedan afuera las mujeres ricas, las mujeres pobres que defienden la vida, y especialmente quedan afuera todas las mujeres que están en el vientre de su mamá, porque se les quita el derecho de decidir sobre su propio cuerpito, matándolas sin darles ni siquiera la oportunidad de nacer.

La derecha fundamenta su relato de “control de la natalidad” argumentando ideológicamente desde su visión fundamentalista de sostenibilidad económica de la sociedad, porque según ellos, los recursos no alcanzan para la actual cantidad de habitantes del planeta.

Es decir, matar a los que “sobran” en nuestra comunidad, porque no alcanzan los recursos para alimentarlos.

Tanto la izquierda como la derecha, son ideologías materialistas.

En el caso del aborto, no es un problema de izquierda o de derecha, ni de mujeres ricas o pobres. Es un problema de todas las mujeres, las pobres y las ricas, las que nacieron y las que aún están en el vientre materno. Es un problema de Todas las mujeres.

También es problema de todos los hombres (porque fue la participación de un hombre el que hizo que el embarazo se produzca).

Y principalmente es un problema de los bebés que pueden morir o vivir, según sea el resultado de este debate.

Las soluciones fáciles o “parches” sólo llevan a empeorar la situación a futuro.

Es como cortar el brazo porque duele, o matar pobres para bajar los índices de pobreza, o matar bebés para disminuir la mortalidad materna.

Es un problema de VISIÓN DE GRANDEZA.

En este caso, una vez identificado el problema (embarazo no deseado), el primer paso es implementar un muy amplio programa de educación, en el que se incluya la educación sexual, y principalmente el respeto a los principios y valores Humanistas y Cristianos que hicieron grande a nuestra Comunidad.

El segundo paso es la intervención del Estado para apoyar a la mamá embarazada con obra social y beneficios sociales mientras dure el embarazo, y hasta un tiempo prudencial después del nacimiento.

El tercer paso es identificar al padre, para que se haga cargo de los alimentos del bebé, y de esa manera asuma su responsabilidad.

Y en caso que aún así, ni el padre, ni la mujer embarazada quieran a su bebé, desde el Estado se debe brindar la posibilidad de dar en adopción a esos bebés, a familias que puedan brindarle el amor que su mamá y papá biológicos les niegan.

En síntesis, es un problema de falta de visión de grandeza en los responsables de la conducción de nuestra querida Patria.

De quién es la responsabilidad? NUESTRA.

Porque nosotros elegimos mediante el voto a quienes nos representan.

Y son nuestros representantes los que van a votar en el Senado y la Cámara de Diputados la legalización o no del asesinato de bebés.

La última dictadura fue una de las más crueles y tiránicas que se haya vivido en la historia de nuestra Patria.

Pero a pesar de la crueldad y tiranía, ni los más crueles y nefastos dictadores se animaron a matar bebés.

Hoy son los herederos ideológicos de la guerrilla de los años 70, los que sí se animan a matarlos.

El principio de la solución debe ser aprender a votar, y luego, animarnos a participar en política para defender la enseñanza de los principios y valores que nos hicieron grandes como Comunidad Organizada.

Por eso, hoy no alcanza con colocar “me gusta” a una publicación.

Debemos despertarnos.

En síntesis:

Participar activamente para despertar la Visión de grandeza que hoy está dormida.

En las próximas elecciones, votar por la vida.

Y desde hoy, ingresar en las páginas de internet del Senado y la Cámara de Diputados y hablar con los diputados y senadores que hayamos votado, dándoles mandato expreso de votar por la vida.

https://www.diputados.gov.ar/diputados/listadip.html

https://www.senado.gob.ar/senadores/listados/listaSenadoRes

Nallip A. Salomón

Fuente: La Red Noticias



Post img Post img Post img

OPINÁ SOBRE ESTA NOTICIA