b
<< LA RED NOTICIAS El Plan Macri, con cambios, para después de las elecciones >>
16.06.2017 | Por Marcelo Bonelli
En la Casa Rosada creen que ganan fácil las elecciones. Cristina Kirchner facilita la tarea: la división peronista ayuda mucho a Cambiemos.

Por lo menos serían cinco los ministerios que se van a recortar y eliminar en la futura reestructuración del Gabinete nacional. Habrá varias fusiones y el excesivo y poco efectivo elenco actual se achicaría para intentar dar una señal de austeridad presupuestaria, frente al fuerte desborde fiscal. Ahora existen 23 funcionarios con rango de ministros. Muchos son desconocidos y no se sabe bien qué hacen en el Gobierno. La idea sería que queden sólo 15. El nuevo Gabinete incluiría también cambios de ministros y dispondrá un giro en la Casa Rosada: Macri va a cerrar aún más su gestión sobre sus hombres de mayor confianza. Marcos Peña sería más beneficiado.

El propio Presidente admite la propuesta, en la intimidad: “Habrá reajustes”. El recorte incluiría la eliminación o reestructuración de ministerios como Medio Ambiente, Defensa, Agroindustria, Interior, Producción y Turismo. También podría fusionar parte del gabinete económico. Andrés Ibarra trabaja en el diseño técnico. Pero su fuerte impacto político hará que la definición esté a cargo de la mesa chica: Macri, Marcos Peña, María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta. La idea surgió hace unos meses cuando Macri cayó fuerte en las encuestas. Fue una propuesta de Vidal, resistida –inicialmente- en la Jefatura de Gabinete. Los cambios eran para recuperar la iniciativa.

Ahora se trabaja con otro horizonte: entrarían, en principio, después de las elecciones. Los primeros borradores indican que Medio Ambiente se va a fusionar con Ciencia y Tecnología. También, que Defensa pasaría a la órbita de Seguridad.

Además se explora otra opción: unificar Seguridad e Interior y estaría muy avanzada la absorción del Ministerio de Agroindustria por parte del de Producción. En otras palabras: Medio Ambiente, Defensa y Agroindustria dejarían de ser ministerios. Esa será una de un conjunto de reformas que el Presidente proyecta llevar adelante pasadas las elecciones. La iniciativa formaría parte del “Plan Macri” que avanza pensando en el post-octubre. El programa incluye :

-Convocatoria a un acuerdo con los gobernadores para intentar corregir los fuertes desajustes macroeconómicos.

-Entre ellos, recortes presupuestarios que bajen el déficit en 80.000 millones de pesos.

-También, medidas en línea con reformas estructurales que le exigen los líderes mundiales como condición para hacer inversiones en la Argentina. Se trata de impopulares reformas laborales. La protocolar reunión de ayer con la UIA, intenta también sumar empresarios a esos objetivos. La Casa Rosada aumentó esos desajustes macroeconómicos. La ausencia de un plan integral, y los desequilibrios, hacen que la economía no termine de arrancar y siga estancada.

Durante el tiempo que Cambiemos lleva en el Gobierno el déficit creció. El rojo del PAMI –por ejemplo– aumentó en el primer año de gestión macrista un 80%. Según un informe secreto, que elaboró Sergio Cassinotti para el propio Gustavo Lopetegui, el déficit de ese organismo pasó de 5.000 a 9.000 millones de pesos. El tema estuvo en el encuentro de AEA con Nicolás Dujovne. El ministro tuvo un caliente intercambio con Teddy Karagozian. Ocurrió cuando el empresario cuestionó el hiper-gradualismo fiscal y lo comparó con el fuerte ajuste que hicieron las empresas. Dujovne dijo –sin dar nombres– que existen empresas que quieren vivir con sobreprotección.

Macri está pensando en octubre, porque en la Casa Rosada creen que ganan fácil las elecciones. Cristina Kirchner facilita la tarea: la división peronista ayuda mucho a Cambiemos. La “grieta y confrontación” que promueve la Casa Rosada contra Cristina trae réditos políticos, pero serios trastornos económicos.

Los líderes de AEA, las firmas españolas y la propia UIA insisten en que la estrategia electoral de Macri de polarizar con Cristina afecta la economía. Lo dicen porque la sola posibilidad de una buena elección de Cristina frena decisiones de inversión en la Argentina. También la “impunidad” que existe sobre la corrupción kirchnerista genera dudas a futuro. Ya varios CEO de firmas trasnacionales se lo dijeron a Macri en privado: difícilmente alguien invierta en serio en la Argentina, mientras Cristina y sus ex ministros no paguen los sobornos con la cárcel. Odebrecht es otro caso: cada día está más fuerte el lobby que intenta frenar la investigación y consagrar la impunidad. La Justicia de Brasil le trasmitió a los fiscales argentinos que no entregarán las pruebas de la corrupción hasta que Argentina no haga un acuerdo con la constructora.

El fiscal brasileño Vladimir Aras se lo transmitió con todas las letras, esta semana, al fiscal argentino Sergio Rodriguez. Dentro de la Casa Rosada insisten con que la constructora montó una operación de inteligencia sin fundamento contra Gustavo Arribas –vía el “cuevero” Leonardo Meirelles– de modo de generar mejores condiciones de negociación con Macri. El futuro viaje a Estados Unidos organizado por el ministro Germán Garavano también entró en un cono de sombras. Hubo un duro cruce con el Ministerio de Justicia y aún no se sabe si Washington entregará la información a fin de mes. Por eso, y por ahora, Julio De Vido –y toda la estructura del ex de Planificación– festejan.



Fuente: Clarin.com

Envie su Comentario


TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR
Por Jairo Straccia
Seguinos en las
Redes Sociales

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Buscador de Noticias
SEGUINOS EN TWITTER
ENCONTRANOS EN FACEBOOK
Todos los derechos reservados - 2012-2014
Se permite la reproduccion del contenido citando la fuente
Contacto: contacto@larednoticias.info
Publicidad: publicidad@larednoticias.info